comprar moviles chinos
es
ar
en
zh-hans

FMI Crecimiento basado en consumo

Crecimiento basado en consumo: reorientar la inversión y aumentar la eficiencia

Opinión de expertos del FMI

 

China debe aumentar la eficiencia de sus inversiones, con un vínculo menos directo y menos transitorio con el ingreso de empresas y familias. Así, la inversión puede devengar un ingreso más permanente y más alto. El consumo podría llegar a ser más autosuficiente. Por lo tanto, la inversión no debe ser indiscriminadamente dirigida hacia la urbanización o industrialización de las regiones occidentales, sino enfocarse hacia los sectores con mayores y más duraderos efectos secundarios en la renta y el consumo de las familias

Parece haber un consenso creciente de que el modelo de crecimiento de China dependiente en gran medida de las exportaciones y la inversión puede haberse agotado. No muchos analistas dudan de que China tendrá que adaptarse a un crecimiento más lento del comercio mundial durante la próxima década. Sin embargo, las opiniones difieren sobre el papel de la inversión. Por un lado, se argumenta que la gran infraestructura es necesitada especialmente en las zonas no costeras de menor desarrollo y que la urbanización en curso requerirá todavía amplias inversiones. En el otro campo, hay cierto escepticismo sobre si China puede seguir invirtiendo al ritmo actual, debido a la limitada capacidad de absorción, la inversión cada vez más ineficiente y al endurecimiento de las condiciones de financiación.

Evaluar cuál de estos puntos de vista es el más apropiado es muy importante en la coyuntura actual, ya que China busca motores alternativos de crecimiento, en medio de cambios estructurales en su economía y un paisaje externo transformado por la crisis global. Si algún tipo de inversión es excesiva, esta sólo podrá aumentar la producción en el momento de su aplicación, con poco impacto en el crecimiento futuro. Si continua, grandes pérdidas y pesadas pérdidas surgirán, creando problemas que podrían ser cada vez más difíciles de resolver. Por otra parte, cortar la inversión, incluso si es excesiva, inevitablemente retardará el crecimiento. La única forma de mantener un crecimiento relativamente robusto, en este caso, sería la de aumentar la eficiencia del capital.FMI Crecimiento basado en consumo

Reconociendo este problema, el gobierno chino por primera vez llamó a una reducción de la inversión pública “redundante”, durante la última Conferencia de Trabajo Económico. Entonces, ¿qué tipo de inversión deberían reducirse? Otra forma de describir este desafío es cómo asegurar que el consumo no disminuya mucho, a medida que decrece la inversión a una senda de crecimiento más baja y estable. El exceso de inversión probablemente elevará las ganancias corporativas, y en menor medida el ingreso familiar, ya que la proporción de los costos laborales es generalmente baja durante la fase de implementación y luego caerá rápidamente, ya que no contribuye a la acumulación de capital efectivo. Por otro lado, la inversión más eficiente que contribuya al stock de capital productivo, debe tener un vínculo menos directo y menos transitorio con el ingreso de empresas y familias. Así, la inversión puede devengar un ingreso más permanente y más alto. El consumo podría llegar a ser más autosuficiente.

Este análisis, realizado por expertos del FMI, propone un posible marco para identificar la inversión excesiva. En base a este método, se encuentra evidencia de que algunos tipos de inversión son cada vez excesivos en China, especialmente en las provincias del interior. En estas regiones, el consumo privado tiende en promedio a ser más dependiente de la inversión (y no al revés) y el impacto es relativamente de corta duración, lo que exige mayores niveles de inversión para mantener la actividad económica. En contraste, el consumo privado se ha vuelto más auto suficiente en las provincias costeras, en gran parte debido a que la inversión aquí, tiende a beneficiar a los ingresos de las familias más que el de las empresas. Si las tendencias actuales continúan, valiosos recursos que podrían malgastarse, en momentos en que la capacidad de China para financiar la inversión se enfrenta a crecientes restricciones, debidas a la escasez creciente de tierra, trabajo y recursos del gobierno. Si la inversión es cada vez más dependiente de la expansión de la liquidez, aumentan los riesgos de inestabilidad financiera y de burbujas de activos.

Por lo tanto, la inversión no debe ser indiscriminadamente dirigida hacia la urbanización o industrialización de las regiones occidentales, sino enfocarse hacia los sectores con mayores y más duraderos efectos secundarios en la renta y el consumo de las familias. En este contexto, la inversión en la agricultura y en los servicios rinde mejor que la efectuada en manufactura o en el sector inmobiliario. La reforma financiera facilitaría tal reorientación, ayudando a China para mejorar la eficiencia del capital y mantener el crecimiento pujante,  incluso cuando la inversión agregada se reduzca a niveles sostenibles

Sobre el autor: Puerta a China

Consultora establecida en China desde 1999 especialista en comercio internacional, importar y exportar a China.

Deja un comentario